San Isaac de Dalmacia fue el patrón de la familia real de los Romanov. La Catedral, así como la vemos hoy fue construida en los años 1819 a 1858. Originalmente la Catedral era una pequeña iglesia de madera ubicada cerca del Almirantazgo y en ella se casaron Pedro el Grande y Catalina I en 1712.

En el año 1717 la iglesia de San Isaak fue levantada en piedra y se ubicó en el lugar donde ahora se alza el Jinete de Bronce. En 1760 Catalina II decidió ampliar la Catedral y hacerla de mármol, finalizando su construcción en 1806. Diez años después, durante el oficio de Pascua, el techo putrefacto se desprendió. Alexander I decidió derruir por completo el edificio y en su lugar mandó construir una catedral sólida y espaciosa. Se preparó un proyecto impresionante y miles de obreros trabajaron en su construcción.

Varias columnas de granito rojo de 17 metros de altura se alzan imponentes, los mosaicos decorando el interior de la catedral cuentan con 12 mil colores y matices, las paredes son de 5 metros de espesor, la cúpula enaltece el edificio construida con cien mil kilos de oro. Así luce actualmente la catedral, que impresiona al visitante por su estilo y belleza.

En la plaza delante de la catedral se encuentra el monumento a Nicolás I.

Actualmente los oficios se celebran en la Catedral de San Isaac en los días festivos, tales como Navidad o Pascua.

Horario: Todos los días de 11.00h – 18.00h. Cerrado los miércoles.