Es el palacio más lujoso entre los palacios que no pertenecían a la familia real. La familia Yusupov, dueños de este palacio, era una de las más ricas y poderosas de Rusia. Poseían una colección estupenda de arte, entre ellos lienzos pertenecientes al pincel del Rembrandt y Rubens,  tapices y porcelana franceses, cristales venecianos,… Después de la revolución, la mayor parte de su colección fue trasladada al Hermitage. El palacio tenía un teatro dentro que era una copia reducida del teatro Mariinsky.

Precisamente en este palacio en el año 1916 fue asesinado el famoso Gregorio Rasputin. Fue invitado al Palacio por unos personajes muy conocidos de aquella época y obsequiado con un pastel envenenado, que por una razón misteriosa no le hizo ningún daño, para matarle tuvieron que disparar varias veces contra el y echaron  su cuerpo al río. En el sótano donde fue realizado el asesinato están las figuras de cera representando a Yusupov y Rasputin .